¡EL GRAN LEGADO! Vivir y comer de la basura, una realidad latente a pocos días de las presidenciales

DolarToday / May 9, 2018 @ 12:00 pm

A pocos días de celebrarse las elecciones presidenciales, centenares de venezolanos recorren las calles del país y hurgan la basura para lograr llenar sus estómagos y sobrevivir a la crisis generalizada, producto de políticas económicas aplicadas desde la cúpula gubernamental que, han resultado poco eficaces en la práctica. Es una de tantas realidades que sigue latente en el país.

Gregory Jaimes / @GregJaimes / Gregoryjaimespress@gmail.com / Caraota Digital

Venezolanos que no son escuchados, que algunos confunden con mendigos, siguen allí, en cada esquina, recorriendo a diario las calles, por horas y bajo el inclemente sol del trópico. Son ciudadanos cuyo poder adquisitivo se quebró, personas que por necesidad y desesperación salen de sus casas en los sectores mas desfavorecidos y lejanos de las metrópolis para llevar algo que comer a casa o ganarse la vida.

Joel Fernández, se dedica a recolectar cartones en el este de Caracas para luego venderlos a recicladores, explicó que a diario puede ganar entre bolívares 15 mil y 30 mil, detalló que con eso costea su pasaje a diario. Agregó que para ganar un poco más ha tenido que sumergirse en el Río Guaire, para recolectar prendas de valor que el afluente arrastra.

Admitió que la vida en la calle tiene sus riesgos, como sortear a los funcionarios policiales que, en algunas oportunidades lo obligan a salir del río para quitarle lo obtenido.

Al otro extremo de la capital venezolana, en La Campiña, avenida Libertador, a escasos metros de la sede principal de Petróleos de Venezuela (PDVSA), Carlos Solórzano se dedica a monitorear la zona en busca de comida y restos de vegetales y frutas arrojados en bolsas de basura.

Vive en Charallave con su madre y viaja a Caracas todos los días, su único medio para trasladarse es el ferrocarril, al igual de Fernández, recolecta cartones como método de subsistir económicamente.

Ante la mirada indiferente de los transeúntes, y sin pena alguna, Solórzano irrumpe en las bolsas y en un saco guarda conchas de piña y otras frutas para levarlas a casa y hervirlas con el objetivo de hacer jugo con los restos. Sin vergüenza alguna, es captado por las cámaras comiendo restos de papá y guardando otras sobras de alimentos para llevárselos a su madre.

Confesó que lo más difícil de comer de la basura es encontrarse con gusanos. Expresó que los altos precios lo llevaron a tomar esa acción desesperada. “Bastante me ha tocado comer de la basura”, manifestó a Caraota Digital.

Estas son dos historias de muchas que siguen siendo parte de la crisis social que atraviesan los venezolanos. En paralelo el país se ve paralizado entre la política, la falta de alimentos y medicinas, una problema que para la el Gobierno no es resaltado en su campaña electoral mientras que para los ciudadanos y dirigentes políticos de oposición, la única solución está en la ayuda internacional, a través de la intervención humanitaria, acción que ha sido descartada y negada por Nicolás Maduro por considerarla injerencista.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*