¡EL MÁS GRANDE INÚTIL! Nicolás Maduro fue incapaz de mantener con vida a la Unasur que impulsó Chávez

Dolar Today / Apr 22, 2018 @ 7:00 pm

¡EL MÁS GRANDE INÚTIL! Nicolás Maduro fue incapaz de mantener con vida a la Unasur que impulsó Chávez

Con plegarias. El presidente Nicolás Maduro no dudó en pedir que volvieran las seis naciones que decidieron apartarse de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) hasta que no se garantice el funcionamiento adecuado de la organización y no se consiga una solución creíble a las diferencias que existen entre los Estamos miembros.

El bloque que impulsó Hugo Chávez hace 11 años, junto a Néstor Kirchner, de Argentina, y Luiz Inacio Lula da Silva, de Brasil, comenzó a mostrar las fracturas que surgieron en el hemisferio luego de que la izquierda perdiera fuerzas y los mandatarios de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú y Paraguay se mostraran firmes ante la presidencia de Maduro y la crítica situación en la que mantiene al país por su férreo interés de mantenerse en el poder.

Solo quedan seis miembros. Es decir, la Unasur se partió por la mitad como muestra de que no podía mantenerse la balanza que siempre daba hacia el Gobierno venezolano. El cuestionamiento internacional hacia los procesos comiciales ya realizados y los ahora convocados para el próximo 20 de mayo por la rechazada Asamblea Nacional Constituyente ha sido un motivo pesado para que los mandatarios de esas naciones se desligaran aún más del madurismo.

Ernesto Samper, expresidente de Colombia, fue el último secretario general del organismo y el cargo se encuentra vacante desde inicios del 2017. Hace más de un año. El candidato al cargo es el argentino José Octavio Bordón, pero debido a las diferencias entre los países miembros, no ha habido el respaldo suficiente para que asuma finalmente la dirigencia.

Maduro intenta, entre las pocas posibilidades que le quedan, mantenerse en el escenario político: con Tibisay Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral, en una gira internacional para buscar de cualquier forma la legitimidad de los comicios presidenciales y ahora pidió a los seis jefes de Estados“consciencia suramericana” y que reconsideren la firme decisión de no pertenecer al organismo suramericano.

En el bloque, que se tambalea, solo quedan Ecuador, Guyana, Suriname, Uruguay, Venezuela y Bolivia. Este último con la presidencia pro témpore. “Unasur necesita retomar su espíritu. Fue fundada aquí en Margarita, Venezuela, el 17 de abril de 2007. Ha tenido problemas últimamente por líderes de la derecha que se dejan presionar por Estados Unidos“, alegó el mandatario venezolano.

Por su parte, el canciller boliviano Fernando Mamani llamó a una reunión extraordinaria de cancilleres para el mes de mayo y aseguró que dentro de los protocolos internos de la Unasur hay mecanismos para retirarse y que ellos no habían recibido ninguna nota formal en donde se mencione la palabra “abandonar”. El mismo senador de Bolivia Óscar Ortiz criticó que el Gobierno de Evo Morales también esté aislando a ese país solo por el interés de apoyar a Maduro. Bolivia es uno de los pocos que aún lo respaldan.

Pero el mensaje ya debió haber quedado desde hace meses y más aún con la VIII Cumbre de las América, a la que Maduro no pudo asistir porque el expresidente Pedro Pablo Kuczynski le retiró la invitación, por la ruptura del orden constitucional y democrático que vive Venezuela. Las aseveraciones del “llueva, truene, o relampaguee” quedaron en el aire.

La decisión que se mantuvo en pie hasta el final y Maduro está en “jaque” porque no será reconocido como presidente si llega a ser anunciado como ganador el 20 de mayo por su aliada del Poder Electoral. El Grupo de Lima, integrado por doce países del continente (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú) y creado para hacer frente a las elecciones en donde Maduro espera ser reelegido, afirmó que en el país no se garantizará un proceso justo, libre, transparente y democrático.

Y pruebas de ellos hay. Una estrategia que aplicó el Gobierno de Maduro fue inhabilitar a partidos y dirigentes de oposición para que no pudieran competir con él en ningún comicio. Sacó del camino, también con la ayuda del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), a sus fuertes enemigos que podían tener grandes ventajas y dejarlo en el terreno electoral con su debilitado mandato.

La coalición Mesa de la Unidad Democrática, que esperaba escoger a un candidato unitario para las presidenciales, fue excluida en el mes de enero del proceso de validación convocado por el CNE porque el TSJ dijo que con ello podía haber una “doble militancia ilegal”. Situación rechazada y desmentida por los mismos opositores y expertos políticos.

Esta fractura en la Unasur demuestra una vez más la desorientada política internacional que se intenta imponer desde la cúpula gubernamental de Venezuela en otras naciones y aleja aún más al país de las posibilidades de hallar una salida a la crítica situación que mantiene delirando a miles de venezolanos. Muchos de ellos han muerto a la espera de medicinas y pasan hambre porque los alimentos solo a duras penas están en los anaqueles de los supermercados.

Y entonces Maduro se queda solo. Ni la creación de Hugo Chávez pudo sostenerla. Se desmorona internacionalmente el Gobierno.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*